15 hechos que no sabías sobre dolor de espalda

Hace unos días nos topamos con un texto muy interesante, donde se puntualizan varios mitos acerca del dolor de espalda, mal que aqueja a millones de personas en todo el mundo.

Como nos ha gustado mucho, lo hemos traducido y, además, hemos añadido bibliografía a cada uno de los puntos que se desarrollan.

Original aquí.

1. El dolor de espalda es común [1][2]

el 80% de la gente experimentará algún episodio de dolor de espalda durante su vida. Tener dolor de espalda es como estar cansado o sentirse triste; no nos gusta, pero le ocurre a casi todo el mundo en un momento u otro. Lo que no es común, sin embargo, es no recuperarse de ese dolor.

La mayoría de dolores agudos de espalda suelen ser el resultado de procesos “simples” y su pronóstico es excelente. Al cabo de las dos primeras semanas de un episodio agudo de dolor, la mayoría de personas notará una mejora significativa de sus síntomas, y el 85% se recuperarán completamente en 3 meses. Solo un pequeño número de personas desarrolla problemas a largo plazo.

2. Rara vez se necesitan pruebas de imagen

Tanto profesionales de la salud como pacientes suelen considerar hacer una prueba de imagen (Ndr: radiografía, resonancia magnética…) “por si acaso” hay algún elemento importante involucrado en su dolor de espalda. Sin embargo, la evidencia científica sugiere que las pruebas de imagen solo mostrarán algo realmente importante en una pequeña minoría (menos del 5%) de las personas con dolor de espalda.

Una consulta con un profesional de la salud (como un fisioterapeuta) suele ser suficiente para identificar si es estrictamente necesario hacer una prueba de imagen, basándose en los síntomas del paciente y su historia médica.

3. La interpretación de las pruebas de imagen suele generar alertas innecesarias [3][4][5]

Solemos pensar que si tenemos una buena imagen de la columna gracias a pruebas de imagen esto nos ayudará enormemente a resolver nuestro dolor de espalda. Sin embargo, actualmente sabemos que en la mayoría de los casos eso no es así.

Estas pruebas de imagen normalmente muestran hallazgos que rara vez están relacionados con el dolor. De hecho, varios estudios han mostrado que incluso personas SIN dolor de espalda tienen alteraciones estructurales, como protusiones discales (52% de los casos), discos degenerados (90% de los casos), hernias discales (28% de los casos) y procesos de artrosis (38%)

¡Recordemos que estas personas NO tienen dolor de espalda! Desafortunadamente, a los pacientes que sufren de dolor de espalda les suelen decir de forma habitual que esas alteraciones indican que su espalda está dañada (ndr: efecto nocebo), lo que puede generar miedo, angustia y llevar a evitar la actividad (ndr: algo totalmente negativo para el pronóstico). La verdad es que la mayoría de esos hallazgos que se ven en las pruebas de imagen se parecen más a la calvicie: signos de edad que no tienen por qué ser dolorosos.

4. El dolor de espalda no está causado por algo “fuera de sitio” [6][7]

No hay justificación científica que muestre que el dolor de espalda esté causado por un hueso o articulación de la espalda que esté desplazado, o que tu pelvis se encuentre fuera de su alineación habitual. En la mayoría de casos de gente con dolor de espalda, las pruebas de imagen no muestran evidencia alguna de discos, huesos o articulaciones “fuera de sitio”.

En los pocos casos de personas con algunos cambios en la posición de su columna, estos no parecen estar relacionados con el dolor.

Por su puesto, es manifiesto que muchos pacientes se sienten mejor tras recibir tratamientos como ‘manipulaciones”.

Aún así, esta mejora se debe a la reducción del dolor, tono o tensión muscular y el miedo, y NO debido a un reposicionamiento de estructuras del cuerpo.

5. Descansar en la cama no ayuda [8][9][10]

En los primeros días tras la aparición de la lesión, evitar actividades que agraven el dolor ayudará a su resolución, como, por ejemplo, en una torcedura de tobillo. Sin embargo, hay evidencia sólida que muestra que mantenerse activo y retomar las actividades habituales de forma gradual, incluyendo la actividad laboral y los hobbies, es importante para ayudar a la recuperación.

En contraste, el reposo prolongado es inútil, y se asocia a niveles más altos de dolor, mayor discapacidad, peor recuperación y ausencia laboral más larga. De hecho, cuanto más tiempo está una persona de reposo, peor se vuelve el dolor.

6. Más dolor no significa más daño estructural [11]

Puede parecer extraño, pero sabemos que más dolor no siempre significa más daño. De hecho, dos personas con la misma lesión pueden sentir dolor de diferente intensidad. El grado de dolor puede variar dependiendo de varios factores, como la situación en la que ha aparecido el dolor, experiencias dolorosas previas, estado de ánimo, miedos, estado de forma o niveles de estrés.
Por ejemplo, un atleta o un soldado pueden no sentir mucho dolor hasta rato después de la aparición, cuando se encuentran en un ambiente más relajado.

Es más, nuestro sistema nervioso tiene la habilidad de regular cuánto dolor puede sentir una persona en cada momento. Si existe dolor, podemos encontrarnos un sistema nervioso hipersensible, que cause una experiencia dolorosa, incluso cuando la lesión inicial ya está curada.

Esto puede significar que dicha persona sentirá dolor al moverse o al intentar hacer algo, incluso cuando no esté generando daño alguno en su columna con esa actividad.

Una vez la persona con dolor de espalda puede distinguir el ‘dolor’ que está notando y el ‘daño’ sufrido por su columna, es mucho más fácil afrontar un tratamiento.

7. La cirugía rara vez es necesaria [12][13][14]

Solo una pequeña proporción de personas con dolor de espalda requieren cirugía. La mayoría de gente puede gestionarlo estando activa, desarrollando más conocimiento sobre dolor e identificando los factores que influyen en su dolencia. Esto puede ayudarlas a continuar con sus tareas habituales, sin necesidad de requerir cirugía.

Generalmente, los resultados para cirugía de columna NO son mejores en medio y largo plazo que intervenciones no quirúrgicas, como el ejercicio.

8. Las mochilas escolares no deberían preocuparnos [15]

Mucha gente cree que niños cargando mochilas escolares pesadas puede acabar sufriendo dolor de espalda. Sin embargo, los estudios que han investigado este tema no han encontrado relación entre el uso de mochilas y dolor de espalda, mostrando que no hay diferencias en el peso de la mochila y los niños que desarrollan o no dolor. Sí hemos de tener presente que si un niño o sus padres CREEN que su mochila es demasiado pesada, el niño tiene más probabilidad de sufrir dolor de espalda, destacando la relevancia del miedo en la aparición del dolor.

Teniendo en cuenta los terribles problemas acerca de obesidad e inactividad infantil, llevar mochila incluso puede ser una manera sencilla de hacer algo de ejercicio.

9. La postura perfecta para sentarse probablemente no existe [16]

¿Debemos sentarnos totalmente rectos? Contrariamente a la creencia popular, no se ha encontrado una postura estándard a la hora de sentarse que prevenga o reduzca el dolor de espalda. Diferentes posturas casan con diferentes personas, con algunas refiriendo mayor dolor al sentarse rectos y otras al estar encorvados. Por tanto, aunque encorvarse tiene muy mala prensa, no hay pruebas científicas que lo avalen. De hecho, mucha gente con dolor de espalda puede adoptar posturas totalmente rígidas sin que haya variación en sus síntomas.

La habilidad para variar la postura, incluso manteniendo un mismo patrón, junto al aprendizaje sobre moverse de forma segura y relajada es importante para personas con dolor de espalda.

10. Levantar peso y agacharse es seguro [17]

Gente con dolor de espalda habitualmente cree que actividades como levantar peso, agacharse o hacer alguna rotación son peligrosos y deben ser evitados. Pero contrariamente a la creencia popular, los datos mostrados por la investigación científica no apoyan estas teorías.

Por supuesto, una persona puede lesionar su espalda si levanta algo mucho más pesado de lo que está acostumbrado a levantar. De la misma forma, si una persona tiene dolor de espalda, estas actividades pueden ser más molestas de lo normal. Esto, sin embargo, no significa que sean peligrosas o deban ser evitadas.

Aunque pueda suceder un accidente levantando un peso o agachándose y generar dolor de espalda en alguna persona, levantar pesos es normal y debería practicarse para ayudar a fortalecer la espalda, de la misma manera que tras un esguince de tobillo volvemos a correr o a la actividad deportiva.

11. Evitar actividades y moverse cuidadosamente no es beneficioso a largo plazo

Es común, especialmente tras los primeros días de aparición del dolor, que tu movilidad se vea alterada significativamente. Aunque sea difícil, volver a hacer actividades que resultan dolorosas o generan miedo es importante. Muchas personas, tras un episodio de dolor de espalda, comienzan a moverse de forma diferente debido al miedo al dolor o una la sensación de peligro respecto una actividad. Ya que la alteración de movimiento es contraproducente en el largo plazo, incluso puede aumentar los síntomas.

12. Dormir mal influye en el dolor de espalda [18][19][20]

Cuando alguien tiene dolor, puede ser difícil conciliar el sueño normalmente. Sin embargo, también es posible que alteraciones en el sueño puedan generar dolor de espalda en el futuro. De la misma manera que la falta de sueño nos puedan provocar estrés, dolor de cabeza, cansancio o desánimo, también puede causar dolor de espalda o prolongar uno ya existente.
Por tanto, mejorar la rutina y los hábitos de sueño pueden ayudar de forma notable a la reducción del dolor.

13. Estrés, depresión y ansiedad influyen en el dolor de espalda [21][22][23]

Cómo nos sentimos influye en la cantidad de dolor que sentimos. El dolor de espalda puede aparecer debido a cambios en nuestro estrés diario, estado de ánimo y niveles de ansiedad.

De la misma manera que estos factores están relacionados con otros problemas de salud como resfriados, síndrome de intestino irritable o agotamiento, también tienen un efecto potente sobre el dolor de espalda. Así pues, gestionar nuestro estrés y estado de ánimo haciendo actividades que disfrutemos y relajándonos puede ser realmente beneficioso para mejorar el dolor.

14. El ejercicio es beneficioso y seguro

 Mucha gente con dolor tiene miedo al ejercicio y lo evita ya que cree que puede causarle más problemas. Sin embargo, esto no es verdad. Sabemos que el ejercicio regular ayuda a mentenerte en forma y saludable, y de hecho reduce el dolor. Relaja la tensión muscular, ayuda al estado de ánimo y tiene un impacto positivo en el sistema inmune una vez se inicia de forma gradual.

Todos los tipos de ejercicio son buenos  sin grandes diferencias entre ellos, así que elige uno que te motive y puedas afrontar.

Caminar, subir escaleras, ciclismo, correr y estirar son buenas opciones y ayudan a relajar la musculatura.

(ndr: los dos últimos párrafos son discutibles y podrían ser matizados)

Cuando tienes dolor, comenzar el ejercicio puede ser muy difícil. Músculos atrofiados pueden generar más dolor que músculos en forma. Por tanto, sentir molestias tras el ejercicio no indica daño a nivel estructural.

15. Dolor de espalda persistente PUEDE MEJORAR [24]

Ya que el dolor de espalda se asocia a muchos factores que pueden variar entre individuos, los tratamientos que focalizan los factores relevantes en cada caso pueden ser efectivos. No conseguir resultados positivos tras probar diferentes tratamientos es frustrante y puede llevar al paciente al desánimo y la pérdida de esperanza (respecto su recuperación).

Aún así, es muy común que muchos tratamientos solo tengan en cuenta un factor, como, por ejemplo, en el caso de alguien que vaya a recibir un masaje para tratar su musculatura dolorida pero no haga ninguna intervención sobre la calidad de su sueño o sus niveles de estrés.

Identificando los diferentes factores que contribuyen al dolor de cada caso, éste puede reducirse significativamente, y la persona puede vivir una vida más saludable y feliz.

* Mary O’Keeffe (University of Limerick), Dr Kieran O’Sullivan (University of Limerick), Dr Derek Griffin (Tralee Physiotherapy Clinic)

 

* Bibliografía por RunEvolution
Bibliografía:
1. Casado MI, Moix J, Vidal J. Etiología, cronificación y tratamiento del dolor lumbar. Clínica y Salud  [revista en la Internet]. 2008  Ene [citado  2015  Jul  23] ;  19(3): 379-392.
2. Hoy D et al. The epidemiology of back painBest Pract Res Clin Rheumatol. 2010 Dec;24(6):769-81
3. Nakashima H et al. Abnormal findings on magnetic resonance images of the cervical spines in 1211 asymptomatic subjects. Spine (Phila Pa 1976). 2015 Mar 15;40(6):392-8
4. Borenstein DG et al. The value of magnetic resonance imaging of the lumbar spine to predict low-back pain in asymptomatic subjects: a seven-year follow-up studyJ Bone Joint Surg Am. 2001 Sep;83-A(9):1306-11.
5. Jensen MC et al. Magnetic resonance imaging of the lumbar spine in people without back pain.N Engl J Med. 1994 Jul 14;331(2):69-73
6. Bialosky JE et al. Spinal manipulative therapy-specific changes in pain sensitivity in individuals with low back pain. J Pain. 2014 Feb;15(2):136-48
7. Beattie Pf et al. 
The within-session change in low back pain intensity following spinal manipulative therapy is related to differences in diffusion of water in the intervertebral discs of the upper lumbar spine and L5-S1.J Orthop Sports Phys Ther. 2014 Jan;44(1):19-29
8. Dahm KT et al. Advice to rest in bed versus advice to stay active for acute low-back pain and sciatica.Cochrane Database Syst Rev. 2010 Jun 16;(6):CD007612.
9. http://www.health.harvard.edu/pain/bed-rest-for-back-pain-a-little-bit-will-do-you
10. Wilkes MS. Chronic back pain: does bed rest help?. West J Med. 2000 Feb; 172(2): 121.
11. https://www.youtube.com/watch?v=JYA_mrNuLz0
12. Lee GW et al. Comparison of surgical treatment with direct repair versus conservative treatment in young patients with spondylolysis: a prospective, comparative, clinical trial.Spine J. 2015 Jul 1;15(7):1545-53
13. Andrade NS et al. Twenty-year perspective of randomized controlled trials for surgery of chronic nonspecific low back pain: citation bias and tangential knowledge.Spine J. 2013 Nov;13(11):1698-704.
14. Chou R et al. Surgery for low back pain: a review of the evidence for an American Pain Society Clinical Practice Guideline.Spine (Phila Pa 1976). 2009 May 1;34(10):1094-109
15. Nicolet T et al. No kidding: low back pain and type of container influence adolescents’ perception of load heaviness.Eur Spine J. 2014 Apr;23(4):794-9
16. Davis KG et al. Postural variability: an effective way to reduce musculoskeletal discomfort in office work.Hum Factors. 2014 Nov;56(7):1249-61.
17. Jay K et al. Kettlebell training for musculoskeletal and cardiovascular health: a randomized controlled trial.Scand J Work Environ Health. 2011 May;37(3):196-203.
18. Paanalahti K et al. Spinal pain-good sleep matters: a secondary analysis of a randomized controlled trial.Eur Spine J. 2015 Jun 11. [Epub ahead of print]
19. Kovacs FM et al. Patients With Neck Pain are Less Likely to Improve if They Experience Poor Sleep Quality: A Prospective Study in Routine Practice.Clin J Pain. 2015 Aug;31(8):713-21
20. Takahashi M et al. Disabling low back pain associated with night shift duration: Sleep problems as a potentiator.Am J Ind Med. 2015 Jun 29
21. Hung CI et al. Depression: An important factor associated with disability among patients with chronic low back pain.Int J Psychiatry Med. 2015;49(3):187-98
22. Tang NK et al. Effects of mood on pain responses and pain tolerance: an experimental study in chronic back pain patients.Pain. 2008 Aug 31;138(2):392-401
23. Atkinson JH et al. Depressed mood in chronic low back pain: relationship with stressful life events.Pain. 1988 Oct;35(1):47-55
24. Banth S et al. Effectiveness of mindfulness meditation on pain and quality of life of patients with chronic low back pain.Int J Yoga. 2015 Jul-Dec;8(2):128-33

7 thoughts

  1. Teniendo en cuenta los terribles problemas acerca de obesidad e inactividad infantil, llevar mochila incluso puede ser una manera sencilla de hacer algo de ejercicio.”
    Dani: me parece algo genial por lo obvio.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s