Método Hipopresivo: Entrevista a Irene Fernández

*Contenido publicado originalmente en NatuOrigen

RunEvolution: Hola Irene. Para empezar, cuéntanos qué es y en qué consiste el método Hipopresivo.

Irene Fernández: El método hipopresivo son una serie de técnicas que se engloban dentro de la prevención. En sus orígenes, especialmente en prevención de patologías obstétricas; aunque a medida que ha ido evolucionando y gracias a los estudios que se han ido realizando, se conoce su alcance también a nivel postural y sistémico.

El objetivo principal del método hipopresivo es reeducar la faja abdominal, entendiendo esta faja como el espacio manométrico delimitado en la parte superior por el diafragma torácico, en la parte inferior por el diafragma pélvico y a nivel lateral por músculos transverso y oblicuos, así como por la columna en la parte posterior.

De esta manera, se reduce la presión a este nivel, consiguiendo que el resto de estructuras que dependen de esta área central (como vísceras) funcionen correctamente.

RunEvolution: ¿Cuáles son los orígenes del método?

Irene Fernández: El método nace en las salas de post-parto, en los años 80, en Bélgica, gracias a Marcel Caufriez, fisioterapeuta y doctor en ciencias del movimiento. Se observó que las mujeres que no realizaban actividad durante el post-parto tenían menos problemas que aquellas que realizaban actividad física tradicional, como en un gimnasio.

Así, de forma empírica, descubrió que durante un tacto vaginal se producía una pequeña aspiración por parte de la mujer que resultaba en un ascenso de las vísceras de la pelvis menor. A partir de ahí, y con motivo de su tesis doctoral, empezó a desarrollar las técnicas que posteriormente se convertirían en el Método Hipopresivo.

Desde el mundo de la obstetricia se trasladó a la fisioterapia (prevención y tratamiento) y, desde 2007, se ha introducido y se ha realizado investigación de forma amplia en la prevención en el deporte.

RunEvolution: ¿Qué beneficios aporta realmente el Método Hipopresivo?

Irene Fernández: Prevención de incontinencia urinaria, prolapsos (caídas de órganos), disfunciones lumbares/posturales, prevención de hernias abdominales e inguinales. Tratamiento de incontinencia urinaria y fecal, gases, prolapsos (leves-moderados) y tratamiento post-cirugía de pelvis menor. Mejora del retorno venoso en extremidades inferiores. Tratamiento de disfunciones sexuales.

Prevención y tratamiento de lesiones por mal uso de la faja abdominal (hay que tener en cuenta que en el recto anterior del abdomen, por ejemplo, solo un 6% de fibras son IIb y un 60% son tipo I –tono- y se están trabajando al revés; eso puede provocar un incremento de presión y un exceso de trabajo para una fibra que histológicamente no está preparada para ello y puede lesionarse fácilmente.

hipopresivos

RunEvolution: ¿Alguien que tenga alteraciones posturales o dolor en columna puede acercarse al Método Hipopresivo?

Irene Fernández: Desde mi punto de vista, el dolor en columna que provenga por un mal control del movimiento, primero debe pasar por una fase de mejora y control del tono. En ese sentido, el Método Hipopresivo ofrece un campo de trabajo amplio y con resultados muy positivos.

RunEvolution: Pregunta obligada: ¿opinión sobre los abdominales clásicos?

Irene Fernández: Si hay una mala gestión de la presión interna, no deberían realizarse abdominales “clásicos” (tipo crunch) Si esa gestión es correcta, pueden combinarse ambos. Teniendo en cuenta siempre que a nivel histológico el abdomen tiene predominancia de tono y no de fuerza. El trabajo de fuerza será importante en deportistas de alto nivel/élite; si no, hay que valorarlo mucho, pero siempre hay que trabajar el tono. Ante una patología, es necesario trabajar control motor, tono y, en menor medida, fuerza.

RunEvolution: ¿Existe actualmente en la literatura científica evidencia sobre los beneficios del trabajo hipopresivo?

Irene Fernández: Empieza a haber bastante publicación al respecto. De hecho, hace muy poco se han presentado 4 tesis doctorales sobre Método Hipopresivo y sus beneficios, mostrando resultados óptimos.

Sí hay muchos estudios de asociación, y muchos estudios de autores como Richardson o Hodge, que muestran cómo afecta la presión abdominal a diversos parámetros importantes en la salud.

RunEvolution: ¿Cualquier persona puede iniciar un trabajo de Método Hipopresivo o hay alguna limitación que deba conocerse?

Irene Fernández: Primero debe hacerse una valoración. Especialmente si es una mujer, con pasado obstétrico reciente, también es necesaria una exploración ginecológica. Por tanto, lo primero es una valoración inicial. Después, el trabajo hipopresivo. Finalmente, una re-evaluación.

Hay factores que pueden inducir a que el trabajo hipopresivo no funcione: no conocer el estado del paciente por no haber realizado esa valoración inicial, que haya patología o inflamación intestinal que curse con distensión abdominal importante.

También hay que remarcar que estaría totalmente contraindicado en el embarazo, ya que aumenta la contractilidad uterina, y en casos de hipertensión arterial por sus efectos a nivel del sistema simpático.

RunEvolution: ¿Por qué crees que hay esa necesidad actual de realizar trabajo hipopresivo? ¿Por qué estamos viendo esa creciente problemática en relación con la presión abdominal y pélvica?

Irene Fernández: Por el tipo de entrenamiento físico que ha predominado en los últimos años, el sedentarismo (genera distensión abdominal), la nutrición actual y, sin duda, la cantidad de horas que pasamos sentados, debilitando el abdomen y perdiendo la extensión lumbar.

RunEvolution: ¿Qué le dirías a una persona interesada por el método hipopresivo?

Irene Fernández: Primero, que a través de la web www.metodohipopresivo.com puede encontrar el profesional cualificado y certificado por el Dr. Marcel Caufriez. A partir de ahí, ese profesional enseñará la técnica de forma correcta y, una vez aprendida, el paciente puede decidir seguir trabajando hipopresivos por su cuenta.

RunEvolution: Porque el protocolo tiene una duración determinada, ¿no?

Irene Fernández: El protocolo de reprogramación de la faja abdominal se establece en un mínimo de dos meses, aunque en varios estudios podemos observar que pueden ser necesarios hasta 6 meses.

Aun así, una vez reprogramada la faja abdominal, lo interesante es añadir al trabajo físico habitual un trabajo específico hipopresivo.

RunEvolution: Genial, Irene. ¿Quieres añadir algo más?

Irene Fernández: Me gustaría enviar un gran saludo y animar a los lectores a que prueben el trabajo hipopresivo. ¡Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s